Blog

By SportCoach

Después de competir

Construir tu rendimiento ideal en deportes de endurance no es algo imposible, pero hay variables que deberás considerar para lograrlo.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

¿Qué le sucede al deportista de deportes de resistencia o endurance después de competir? En este artículo queremos ayudarte a que entiendas desde el punto de vista de la psicología qué ocurre tras la competición.

CÓMO AFRONTAR LA POST-COMPETICIÓN

La competición conlleva mucha planificación para el deportista, gasto energético y toma de decisiones. Se trata de una preparación exhaustiva, donde las variables de lo “que podría llegar a suceder”, deben estar atendidas por el deportista, para que sus ocupaciones no se conviertan en preocupaciones

Luego de cumplir con su desafío, el deportista transcurre por dos momentos que pueden llegar a condicionarlo. Vamos a profundizar, atendiendo a las principales características de estos instantes después de competir, como a qué herramientas podemos utilizar para sobrellevarlos.

Messi, exhausto y feliz | Después de competir
Messi después de competir

FASES QUE OCURREN EN EL DEPORTISTA DESPUÉS DE COMPETIR

El deportista, después de competir, transita por dos fases de relevancia: la euforia/júbilo, en cuanto finaliza su objetivo y se encuentra feliz por ello; y la tristeza/desilusión, frente a un futuro incierto.

Inmediatamente después de que cumple con su objetivo, surge la “euforia del deportista”.

Se trata de un subidón de adrenalina, como cuando un corredor cruza la meta. No importa la distancia que haya corrido o el resultado, siempre sobreviene una sensación de bienestar, traducida en una reacción bioquímica procedente de la secreción de endorfinas desde la hipófisis del cerebro

Pero a continuación, cuando el tiempo transcurre y la gloria va quedando en el recuerdo, prosigue la tristeza/desilusión.

Al deportista lo avasalla un vacío, que termina sintiendo como irremediable. Se trata de una sensación de congoja y añoranza, que lo lleva a quedar detenido en un instante de sinsabor con su deporte.

Si bien es importante destacar que este fenómeno no equivale a un padecimiento psicológico, sino que es algo normal luego de haber atravesado el gran desafío, después de competir.

También será relevante, que el deportista la identifique y aborde, pues esta sensación puede incrementarse con el tiempo, llevándolo a un estado de angustia, por la desazón que le provoca el no sentirse a gusto con la actividad que, hasta ese momento, amaba realizar porque le brindaba un sentido de identidad y pertenencia.

Medvedev después de competir y perder el Open de Australia
Medvedev tras perder el Open de Australia

DESCUBRE EL PORQUÉ DEL VACÍO DESPUÉS DE COMPETIR.

La preparación que el deportista realiza para su desafío, conlleva una rutina diaria que atraviesa toda su vida: alimentación e hidratación, horarios de entrenamiento pautados, descanso determinado para recuperarse del entreno.

Una vez que terminó la competición y brindando su máximo esfuerzo, tras la euforia del triunfo surge el interrogante acerca de su futuro, ¿con qué continuará?

La incertidumbre entra en escena, como una sensación de rareza que lo invade en relación a su actividad. El cansancio físico y mental lo atormentan, sin encontrarle un sentido a lo que venía realizando y disfrutaba hacer.    

Primero, deberá entender que este vacío es normal y puede suceder; pues ha puesto toda su energía en la planificación y competencia y, habiéndolo dejado todo, lo abruma una tristeza, que siente como irremediable. 

EL CASO DE UN DEPORTISTA DE MOTOR

En los deportes de motor, en la modalidad motociclismo “Rally Raid” -tipo “París-Dakar“-, que se disputa campo a través y por etapas; en cada jornada de la prueba, los pilotos deben recorrer cientos de kilómetros de un lugar a otro, los caminos no se encuentran totalmente delineados y la orientación pasa a ser la protagonista.

El Rally Paris-Dakar Fotografía de  stock - Alamy
Después de competir. Foto de Alamy

El piloto, en conexión con su moto y atendiendo a sus herramientas de orientación, se encuentra con constantes decisiones.

Al final de la prueba será normal que quede agotado. Por un lado, su cuerpo sufre las demandas de moverse articuladamente con su vehículo, fijado en una posición mucho tiempo y varios días.

En función de las horas que transcurra en carrera, estará ingiriendo alimentos de rápida absorción prolongadamente y la hidratación por lo general, será escasa.

Por otro lado, su mente está en actividad constante, acelerada en la toma de decisiones inmediatas frente a los desafíos que le demanda el terreno por el cual está transitando, donde la atención plena debe estar presente.

Asimismo, deberá atender a la recuperación día tras día, la cual debe estar planificada, pues cualquier detalle que deje al libre albedrío puede jugarle una mala pasada.

Al concluir un desafío tan grande y después de competir, luego de la euforia que provoca el haberlo conseguido, será normal que aparezca la sensación de tristeza de la que venimos hablando.

CÓMO COMBATIR LAS SENSACIONES DESPUÉS DE COMPETIR

Deben ser entendidas por el atleta y su entrenador como algo normal que puede sucederle al deportista después de competir.

Por ello, será importante que el entrenador aborde, en conjunto a su deportista, la construcción de una  motivación no sólo abocada a las competiciones y resultados, sino también al disfrute que brinda entrenar y poner el cuerpo en movimiento.

Después de competir. La motivación es la gasolina

El coach debe poseer herramientas para motivar al atleta y no sólo desde la pauta de objetivos de resultado, sino también de objetivos de rendimiento; es decir, metas que conlleven un crecimiento en el deportista desde lo técnico, lo táctico, lo físico y también lo mental.

Ello conllevará que el deportista encuentre su disfrute en las competiciones, pero además en sus entrenamientos; orientando su atención hacia una motivación que lo vincula con la tarea a realizar (motivación intrínseca) y no sólo con el logro a conseguir (motivación externa).

Priorizar y entrenar esta motivación intrínseca, lo llevará a disfrutar de su actividad y colaborará con los momentos después de competir, para conectarse nuevamente con su deporte. 

El entrenador debe construir una  motivación no sólo abocada a las competiciones y resultados, sino también al disfrute que brinda entrenar y poner el cuerpo en movimiento.

Sabina Rodríguez

QUÉ HACER DESPUÉS DE COMPETIR

Dos serán las claves:

A) Brindarse un tiempo de descanso adecuado, para posteriormente, proponerse otro objetivo a realizar.

Acorde a la modalidad deportiva practicada, el deportista deberá proponerse una distancia óptima con su deporte competitivo, otorgándole espacio a otras actividades o hobbies que anteriormente haya pospuesto.

Disfrutar de esas pequeñas actividades, relajarse con los horarios establecidos, realizar alguna actividad deportiva por recreación, lo llevará a reencontrarse consigo mismo.

Como así también, buscar un espacio de indagación propia, acerca del impulso que lo lleva a realizar su deporte y el inicio del mismo.

En estos interrogantes, por lo general, se encontrará con que el motivo inicial y el actual difieren, lo cual lo guiará a reencontrarse con el disfrute de su actividad. La práctica, por ejemplo, de mindfulness y yoga, pueden ayudar.

B) Una vez que esto sucede, cuando ya no existan indicios de cansancio físico ni mental y el deportista haya recobrado su confianza, estará preparado para proponerse otro objetivo.

Este, debe ser concreto y realizable, sin dejar de implicar una nueva oportunidad de crecimiento. Será el momento, de volver a planificar junto al coach nuevos entrenamientos, sin descuidar aquellos objetivos de rendimiento que le demuestren su crecimiento diario, asentándose en sus potencialidades y aprendiendo de sus errores.

Siempre que el atleta recuerde el disfrute que proviene de su deporte, la motivación que lo guiará será mayormente intrínseca, pudiendo brindar su mejor versión en cada competición, sin llegar a perderse por completo, cuando el objetivo finalmente esté cumplido.


Referencias bibliográficas

+ Bachrach, S. (2014). En cambio. Buenos Aires. Conecta

+ Giesenow, C. (2011). Entrenando tu fortaleza mental para el deporte. Buenos Aires. Claridad.

+ Haruki, M. (2000). De qué hablo cuando hablo de correr. Japón. Alfred A. Knopf.

Sobre la autora

Sabina Rodríguez

  • Licenciada en Psicología. Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata.
  • Profesora en Psicología, Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata.
  • Master en Psicología del deporte, Sociedad Iberoamericana de Psicología del deporte.
  • Redes sociales:
  • Instagram: @Sabiafull
  • Facebook: Sabina Tsabina
  • Fanpage: PsicoEntrenate
  • Web: www.psicoentrenate.com.ar

Post relacionado: PREPARAR PARA COMPETIR

Formación recomendada: Plantillas interactivas de entrenamiento

©  Sport Coach Academy S.L. Todos los derechos reservados. No está permitida la reproducción total ni parcial de este sitio web, su tratamiento informático, la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, u otros métodos, sin el permiso previo y escrito de Sport Coach Academy S.L.