Diario de un encierro. Día III.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

Más raro fue aquel verano que no paró de nevar, nos contaba Sabina en su genial Que se llama soledad. Un título que casa a la perfección con estos tiempos de recogimiento obligado, de parada biológica, de rara hibernación. La ciudad ha amanecido blanca, cubierta por un fino manto de nieve, invitándonos a cumplir con la cuarentena pegados a la ventana, siguiendo el aterrizaje de cada uno de los copos, sus hexagonales estructuras cristalinas, su parsimonia.

Esta invitación a la calma contrasta con el nerviosismo lógico de quien se encuentra en una situación laboral desconocida, dispuesto a trabajar pero inhabilitado para ello. Vinculado a una empresa (club, federación) que no recibe la contraprestación que espera de sus empleados, quienes no pueden añadir valor a su marca, a su estructura, a sus aficionados. ¿O sí?

Esta parada obligatoria puede representar una gran oportunidad para rediseñar los planes

Por supuesto que sí. Los proyectos deportivos necesitan redefinirse y reorientarse cada poco tiempo, un tiempo que no siempre existe, inhabilitando la posibilidad del análisis, el diagnóstico y el planteamiento de alternativas. Si la temporada es tiempo de entrenadores, este período es, claramente, terreno abonado para los directores deportivos, estrategas que ya debieran tener en marcha planes concretos para los dos escenarios posibles: las competiciones se reanudan o las competiciones se suspenden definitivamente.

Los entrenadores deben ponerse a su servicio, seguir reciclándose y rememorar todos los pasajes de la temporada para enjuiciar el desempeño del equipo con la imprescindible frialdad. En concreto, a mí me gustaría descifrar qué nos hizo ganar y qué perder cada partido centrándome únicamente en los factores en los que nosotros podemos influir. No pararme en factores externos, descifrar lecturas tardías o equivocadas, estados anímicos incompatibles con el buen desempeño de los jugadores. Qué pude hacer mejor en cada caso, también durante la semana.

Bueno, lejos de sermonear, mi intención es básicamente acompañaros en este período de duelo e incertidumbre. Les cuento lo que pretendo: he tirado de mi memoria de la infancia y la adolescencia y me he puesto a ver con ojos adultos equipos que me fascinaron entonces para ver cuánto de aquello se puede aplicar en estos días. He empezado con los Kings de la tortilla de patata y el tocata de pilas, que decía Andrés (cómo lo echamos de menos). Y he empezado por su juego de contraataque y transición, antes de profundizar en el modo en que amaestraron un sistema de juego que parecía incompatible con la filosofía NBA: La Princeton Offense. Espero que, al menos, les divierta.

video

Descubre más artículos

Diario de un encierro. Día IX

Hola, amigos, aquí me tenéis, echando cuentas para saber con qué elección puedo estar tranquilo de cara a seleccionar al mejor jugador

1Respuestas en "Diario de un encierro. Día III."

  1. sabio consejo… pero debes saber una cosa … muchos clubes como sabrás deben de dar de alta en la seguridad social a los entrenadores… pues bien hoy me han dado la noticia de que me despiden porque no pueden hacer frente a las cotizaciones de la seguridad social… seguro que alguno mas está en la misma situación.. aun así tienes toda la razon hay que ver todos lo positivo y negativo de la temporada en curso mejorar las debilidades y fortalecer los puntos fuertes de cara a un futuro sea en mayo o en pretemporada.
    reitero los perjudicados en si somos los que trabajamos en pequeños clubes de baloncesto que sobreviven del deporte sin apenas beneficios mas que las cuotas o patrocinadores que se tienen… veremos que depara el futuro solo queda desempolvar los libros repasar apuntes refrescar ideas modificar la planificación y rezar para que vuelva todo a la normalidad

Deja un mensaje

©  Sport Coach Academy S.L. Todos los derechos reservados. No está permitida la reproducción total ni parcial de este sitio web, su tratamiento informático, la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, u otros métodos, sin el permiso previo y escrito de Sport Coach Academy S.L.