Detrás de un equipo que pierde…hay un entrenador

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Un alegato en favor del entrenador, una solicitud de autocompasión gremial y empatía con un «otro» que algún día, no muy lejano, será un «yo»

Si hace un par de semanas destaqué la camaradería que existe en el gremio de entrenadores, especialmente con los viejos compañeros de cursos y campus, con colegas con los que coincidimos en algún torneo de cantera o en algún campeonato al que ambos acudíamos sin aspiraciones, hoy quiero denunciar el cainismo envidioso y vengativo y proponer un mensaje a favor del entrenador, no de ninguno en concreto, sino de todos. En favor del puesto y su responsabilidad. En favor de su formación y compromiso.

¿Por qué abandonar el cainismo?

¿Por qué? Porque todos perderemos algún partido en el que el rival era mejor de antemano, o lo fue durante el partido, por múltiples factores que no siempre controlamos. O al que acudiremos con dos o tres lesionados, lo que no puede actuar como excusa, pero no deja de condicionar lo que sucede. Porque todos perderemos algún partido con un proceso de toma de decisiones objetivamente perfecto, con un nivel de ejecución de las ideas planteadas excelente. Porque todos seremos cuestionados por los comicios populares (los socios y seguidores), los bárbaros (los socios y seguidores de los rivales) y el Senado (la junta directiva, los maestros jubilados).

De entrenador a entrenador. De Sloan a Popovich
Jerry Sloan y Gregg Popovich tenían una relación basada en la admiración y el respeto mutuos

¿Y por qué más? Porque urge que actuemos con un cierto corporativismo, como los árbitros, ejemplo de defensa de lo que creen propio y justo, aunque a veces nos parezcan las suyas actitudes poco solidarias, excesivamente orgullosas. Ellos marcan el camino al trazar una estrategia grupal y colectiva que pasa por considerarse parte indispensable del juego y, por lo tanto, también del negocio, por poco lucrativo que este sea. Pocos eslabones son más débiles que el que representa el entrenador, figura de paso que, cuando quiere definir un proyecto es tachado de egocéntrico y, sin embargo, cuando quiere pasar de puntillas, sacar rendimiento a su equipo, también.

Pocos eslabones son más débiles que el que representa el entrenador, figura de paso.

Detrás de un equipo que pierde hay un equipo que gana, con su entrenador. Por eso apuesto por centrarnos en el análisis de lo que funciona en el equipo vencedor. Es famosa la frase que dice que todo el mundo es el mejor entrenador de los equipos de los demás, pero es que la hacemos buena con cada comentario de barra de bar, de lunes por la mañana. El efecto inmediato de cualquier derrota es un análisis exhaustivo de las causas que lo originaron echando mano de la estadística autoexplicativa, del argumento que argumenta el argumento prefabricado: es culpa del entrenador.

No seamos, al mismo tiempo, el caído y su puñal

Esto tiene sentido. El entrenador es un gran analista del pasado. El scouting propio se realiza desde la visualización del error y su corrección, no desde el modelo ideal y el grado de aproximación al mismo. Es normal caer en la insatisfacción, hay veces en que deliberadamente nos instalamos en el lodo y nos rebozamos antes de mirarnos en el espejo.

La muerte de César, Vincenzo Camuccini

Y lo mismo hacemos con los otros. Por este motivo solicito autocompasión gremial, empatía con el otro, entre otras cosas porque hoy es un “otro” y mañana un “yo”. Más aún en esta temporada de dificultades añadidas con motivo de la pandemia y el cumplimiento de los protocolos. Por esta razón solicito un “felicidades” para el vencedor ocasional y una palabra de ánimo para quien cayó en una batalla, o incluso para quien va perdiendo la guerra y se aboca a un final doloroso. El mismo que nos aguarda en el Senado. Todos los días son idus de marzo para un entrenador. No seamos, al mismo tiempo, el caído y su puñal.

Post relacionado: La familia del baloncesto

Formación recomendada: ProCoach Clínics

Descubre más artículos

Las sombras de Babel

Las sombras de Babel Al aprender inglés, accedes a información relevante y te abre las puertas laborales en el extranjero…y en tu

0Respuestas en "Detrás de un equipo que pierde...hay un entrenador"

Deja un mensaje

©  Sport Coach Academy S.L. Todos los derechos reservados. No está permitida la reproducción total ni parcial de este sitio web, su tratamiento informático, la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, u otros métodos, sin el permiso previo y escrito de Sport Coach Academy S.L.