El tiro exterior en minibasket

¿Una cuestión de filosofía?

Contra todo pronóstico, el pasado Campeonato de España de selecciones autonómicas de minibasket, disputado en San Fernando, Cádiz, nos dejó un escaso bagaje de tiro exterior. Contra todo pronóstico, decimos, habida cuenta de la menor distancia a la línea de tres, cuatro metros, del menor diámetro del balón –y la mayor proporción entre el diámetro del aro y el de la pelota– y de la consabida mayor recompensa en forma de un punto extra. Sin embargo, aunque la proporción de tiros de tres puntos fuera escasa en el global del campeonato, también es verdad que el equipo con mejor lanzamiento exterior, la Comunidad de Madrid, se impuso en la final a Canarias haciendo buena esta condición durante la remontada que tuvo que llevar a cabo para vencer a un rival de superior presencia física.

En: Andaluzabaloncesto.org

La mayor parte de las selecciones autonómicas presentes en San Fernando alinearon muy pocos “especialistas” en el tiro tras recepción (catch and shoot) y, además, muy pocos equipos practicaron con asiduidad el lanzamiento tras bote (siendo Andalucía, tal vez, la que más se prodigó). A todo ello hay que añadir que la reducida dimensión del área de dos puntos, así como la propia geometría de las formaciones ofensivas (cinco abiertos, en algunos casos con un interior saliendo y entrando desde esquina) impedían, por lo angosto de los espacios, el juego en la media distancia. De esta manera, las principales opciones para finalizar residían en entradas absorbiendo el contacto o en tiros por elevación (runners y floaters), apoyados muchas veces en tabla.

Los grandes protagonistas del torneo fueron los jugadores por encima de 1,70, fuertes y rápidos, capaces de realizar varios esfuerzos consecutivos. Ellos monopolizaron la atención de los rivales abusando, muchas veces, de penetraciones por espacios inexistentes, chocando contra defensas que, bien como filosofía, bien como respuesta a dicha fortaleza y verticalidad, respondían alargando las ayudas sobre los penetradores. También fue una constante la presencia de jugadores muy duros, especialistas en la marca individual y en las tareas menos vistosas de un partido de minibasket (cerrar el rebote, pelear los balones sueltos, reducir la aportación del mejor jugador ofensivo del otro equipo,…). Al mismo tiempo, todos los combinados tenían dos o tres jugadores pequeños capaces de subir la bola, generarse espacios y ventajas desde el bote y doblar balones. Pero muy pocos tiradores.

Muy pocos tiradores y un mismo patrón tendente a favorecer las penetraciones, el juego vertical y agresivo y las visitas a la línea de tiros libres. Muy pocos jugadores recibían amenazando el lanzamiento, flexionados, con la cabeza arriba y el agarre en “T” propio de quien concibe tirar como la primera de las tres opciones posibles. Curioso en una época en la que el baloncesto continúa evolucionando hacia un mayor peso ponderado de los lanzamientos de tres puntos por su mejor ratio riesgo/recompensa. Una paradoja sobre la que convendría reflexionar colectivamente y que, por el momento, plantea una serie de interrogantes:

¿Se le presta suficiente atención al entrenamiento del tiro en edades de formación?

¿Son los entrenadores de minibasket demasiado conservadores en sus planteamientos: a la hora de calificar de bueno o malo un determinado lanzamiento o en la propia selección de los perfiles de jugador que acuden al campeonato?

¿Abusar del tiro exterior podría suponer una merma en la cohesión grupal de un equipo mini, en la medida en que pudiera dar lugar a selecciones de tiro pobres o precipitadas?

DESCUBRE EL CURSO DE EXPERTO EN MINIBASKET

Los grandes tiradores del baloncesto actual (Curry, Reddick, Carroll, Korver,…) han crecido tirando mucho y con libertad, amparados por su propia condición de especialistas y auspiciados por sus entrenadores.

¿Cuánto de talento y cuánto de trabajo tiene un tirador? ¿Acaso para poder meter los triples no es necesario tirar muchos antes, tanto en entrenamiento como en partido?

¿Y si la tradicional ausencia de tiradores puros en nuestro baloncesto se remontara, en origen, a esta concepción conservadora del lanzamiento exterior en minibasket?

Esta y muchas más preguntas al hilo de una tendencia observada en el campeonato de San Fernando y que, por ir tan en contra de los tiempos, creemos que al menos debe captar nuestra atención. Queremos escuchar tu opinión.

17 mayo, 2018

6 responses on "El tiro exterior en minibasket"

  1. KIKOARION, te respondo con un comentario general, porque no me deja contestarte directamente bajo tu mensaje. Muchas gracias por tu aportación como testigo directo de lo ocurrido en el campeonato. Estoy muy de acuerdo con lo que señalas relacionado con la presión y en la cantidad de pérdidas que se producen por querer jugar siempre a mil por hora. También en que el pase merece un artículo aparte. Un saludo.

  2. Estuve en San Fernando, vi todos los partidos de Andalucía masc. Y algunos más. De acuerdo en la parte de que sorprende el relativo poco uso del triple en el campeonato, pero creo que es una situación muy especial para los jugadores y tienen mayor responsabilidad, lo que creo que en general hace que asuman menos riesgo. Me he visto todo el.mini de Málaga y Andalucía y el triple es el principal arma, aunque buenos tiradores los justos.
    Pero creo que el principal factor en el no uso del triple es el rirmo tan alto que se impone que implica muchísimas pérdidas con las consecuentes transiciones donde los fuertes y rápidos tienen mucha ventaja física.
    Al menos en el caso de Andalucía se tiraba bastante de 3, como se explica en el artículo, de hecho morimos contra canarias tirando de 3 y fallando y ganamos el bronce fallando casi todos los triples. En Andalucía teníamos 4 tiradores pero al menos 3 dominan también otras facetas, como debe ser. Pero completamente de acuerdo con la conclusión del artículo, hay que formar buenos tiradores con buena técnica, eso es labase perfecta para crecer como jugadores mejorando bote y pase … el pase, el gran olvidado del mini, pero bueno, eso da para un artículo.

  3. Además del resultadismo y el físico que a buen seguro buscaron los seleccionadores en ese campeonato y que es la tónica en minibasket, el tiro evoluciona con el tiempo y el trabajo “duro” del mismo corresponde precisamente a la siguiente etapa con canasta y balón grande.

    Quizá otra razón de ese juego más vertical y en la zona se deba a que se sujeta en el bote, el fundamento que más se trabaja a edades tempranas, y también en el pase que ayuda a un juego más colectivo para implicar a todos, algo que es importante que se consiga también en los inicios en el baloncesto para enganchar a todos los jugadores y evitar un abuso del juego individual.

    Así pues, me parece que ese es el juego más habitual y apropiado en esas etapas, y el tiro exterior y su evolución deben llegar después…

  4. Estuve en San Fernando y estoy muy de acuerdo en lo expuesto. La mayoría de selecciones apostaron por el físico y el juego directo y avasallador de los niños mas altos y fuertes. El tiro acabo como un recurso cuando lo otro fallaba (el otro equipo era mas físico) o cuando se acababa la gasolina. Pero es que a estas edades, permitaseme el exagerado símil, un “Lebron” te lo da la naturaleza y un “Jaycee Carroll” cuesta muchas de entreno y dedicación, tanto por parte de entrenadores como de los propios niños. El “Lebronismo” es el camino fácil…

Leave a Message

©  Sport Coach Academy S.L. Todos los derechos reservados. No está permitida la reproducción total ni parcial de este sitio web, su tratamiento informático, la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, u otros métodos, sin el permiso previo y escrito de Sport Coach Academy S.L.
X