Minibasket y «el efecto acordeón»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

Recientemente he tenido la oportunidad de volver a tener contacto con categorías de Minibasket, alevín e incluso preinfantil, y he encontrado como curioso el efecto acordeón que se produce en el jugador.

Tras varios años sumergido en el día a día del baloncesto de élite, el choque que se produce en estos primeros días de re-contacto con el baloncesto de formación es si cabe más apreciable.

Dejo unas impresiones de lo que he denominado “el efecto acordeón”, por la curiosa evolución que se produce desde baloncesto minibasket hasta algunos de los estándares que reclamamos en la élite. Y me surge esta duda: ¿La intervención del entrenador -en ocasiones-, empeora al jugador al tratar de imponerle su visión del juego?

La pureza del baloncesto en Minibasket. La bendita inocencia de querer robar el balón

Una de las cosas que más me ha hecho reflexionar fue la actitud defensiva de los jugadores. No me refiero a presiones en toda pista o dudosos 2 y 3 contra 1. No, no caeré en esos argumentos tan comunes como a veces peligrosos. 

Yendo más a la esencia del juego, y del comportamiento del jugador, he vuelto a refrescar como -sin la intervención del entrenador- el niño o niña a los 12 años quiere robar el balón, estar cerca de su jugador, contactar, usar las manos, etc.

Por lo general, el entrenador desde esa edad y en los años siguientes empieza a intervenir y a corregir. Y tras ese camino, llegamos hasta demasiados jugadores U16 y U17 que, previo a dar el salto a ligas senior, defienden dando una distancia excesiva el balón, no presionan al jugador con balón para dificultar su tiro, el pase, etc.

El entrenador debe saber que el error va a ocurrir, que va a afectar al resultado-éxito de la acción y tiene que relativizar, conocer los errores probables y dar las correcciones apropiadas, sin perderse en otros miles de detalles.

Santi Pérez

El pragmatismo y el miedo del entrenador suele imponerse

Y, ésta es la parte del efecto acordeón al que me refiero.  Curiosamente cuando el jugador quiere dar el salto a una competición profesional, su entrenador le va a reclamar de nuevo estar cerca del atacante, presionar el balón, reducir la distancia para pasar el bloqueo, etc. por poner alguno de los muchos ejemplos que existen a nivel profesional como es el de Jaume Ponsarnau.

Probablemente, el jugador tenga que “reaprender” reduciendo las distancias que le han enseñado a dar al atacante, y cometa errores por uso indebido de las manos, exceso de cercanía, etc….cosas que debieron entrenarse aprovechando ese deseo de estar cerca de la etapa del baloncesto en minibasket

Nuestra intervención como entrenadores desde minibasket, ¿ayuda o desayuda?

Sito Alonso en el Curso de Minibasket Online que puedes disfrutar. Minibasket y "el efecto acordeón"
Sito Alonso en el Curso de Minibasket Online que puedes disfrutar

La paciencia y la tolerancia al error, sin duda, claves en Minibasket.

Otra de las grandes diferencias con el baloncesto profesional es, sin duda, el número de errores que se producen en estas categorías.

El error es algo lógico y la piedra angular del proceso de aprendizaje. Esta multitud de errores nos enfrenta (a los entrenadores que ya tenemos cierto conocimiento del juego) a un gran cambio de mentalidad.

Y este reto, a mi modo de ver, solo puede superarse desde una óptica: la paciencia. Una de las características principales del entrenador formador es la paciencia.

Saber que el error va a ocurrir, que va a afectar al resultado-éxito de la acción, al del partido incluso…y tener la sangre fría de relativizar, conocer los errores probables de la etapa de minibasket y dar las correcciones apropiadas, sin perderse en otros miles de detalles.

El descubrimiento guiado, si no va acompañado de corrección, conocimiento técnico y del juego por parte del formador, es algo vacío. La tarea «engulle» al entrenador y su labor.

Santi Pérez

El descubrimiento guiado, sí pero…

Otro de los temas sobre los que probablemente escriba con mayor profundidad más adelante es el descubrimiento guiado como método de enseñanza.

Conozco y alabo los beneficios de las tareas abiertas, de que el jugador descubra y lea, etc. Pero también creo que existe la tendencia de adornar la tarea y acabar siendo engullidos por ella, pensando que por recrear alguna situación que “alguna vez” se produce en el juego, el jugador ya conoce el juego.

En mi opinión, el descubrimiento guiado resulta un método nefasto si viene a encubrir carencias técnicas y de conocimiento del juego del entrenador (“descúbrelo tú que yo no lo sé”) y, lo que es peor, no hemos preparado las correcciones sobre los errores probables que pueden producirse, o no estamos preparados para ver-observar las situaciones aleatorias que pueden producirse.

Creo que el juego tiene unos patrones técnicos, espaciales y tácticos, reconocidos por todos que resultan una base muy adecuada sobre la cual crecer y, sobre ella, dar riqueza de estímulos y lecturas.

Niño con un balón. Minibasket y "el efecto acordeón"

Nuestros alumnos y colaboradores opinan

Alfonso Trujillo es preparador físico y entrenador entre otros de Gran Canaria y Unicaja nos deja esta reflexión desde su doble óptica:

En España tenemos un gran nivel de jugadores de baloncesto y deportistas pero, por otro lado, encontramos una especialización muy temprana entre los niños al entrenar desde pequeños un solo deporte.

Es difícil cambiar esta convicción o cultura deportiva, por lo que debemos de utilizar el entrenamiento físico como la herramienta que les brinde a los jugadores jóvenes la posibilidad de desarrollar todas sus habilidades motrices..

La preparación física en formación ha de ser el proceso de compensación de la falta de variedad deportiva. Existe numerosa literatura científica sobre la importancia de realizar varios deportes en edades tempranas: estudios como los de The American Journal of Sports Medicine, indican que los jugadores NBA que han realizado multideporte en las categorías inferiores, se lesionan mucho menos en comparación con los que se especializaron en baloncesto; por otro lado, en España, observamos un gran abandono del baloncesto a partir de los 15 -16 años

La forma de hacerlo será desarrollar ejercicios y tareas que nos permitan obtener la mayor variedad posible (desde tareas como levantarse del suelo, rodar por el mismo, competiciones cooperativas, futbol, voleibol o incluso ejercicios con paletas de playa).

SOBRE LA ELECCIÓN DEL ENTRENADOR EN MINIBASKET

Natalia Catalá, entrenadora de minibasket en Valencia, estudiante de fisioterapia y alumna de la 3º edición del Curso de Minibasket de Sportcoach nos realiza esta reflexión:

Es muy común ver en los clubes como el entrenador joven, que empieza a entrenar y que no tiene apenas experiencia, es el encargado de dirigir a los más pequeños.

No obstante, los entrenadores en categoría benjamín (3º y 4 de primaria) y alevin (5º y 6º de primaria) deberían ser los mejores entrenadores de minibasket del club. Y no necesariamente los entrenadores que mejor lo hacen en canasta grande serán los idóneos para estas categorías. Es función del director deportivo asignar a cada entrenador el equipo para el que esté mejor capacitado.

Por tanto, un entrenador que comienza a entrenar, deberá hacerlo al lado de un experto en el mundo del minibasket, que le enseñe, que le ayude, y que le dé la oportunidad de poder preparar entrenamientos y desenvolverse ante los niños.

Al igual que ocurre en canasta grande. La mentorización o tutorización del entrenador joven es fundamental. Será él quién, en el futuro, decida cuál es la categoría que más le apasiona y para la que está más capacitado.

Es un curso de 300 horas muy dinámico basado en el vídeo lo que permite un aprendizaje muy visual. Te convierte en formador, en ejemplo y debería impartirse en cualquier curso de entrenador.

Natalia Catalá sobre el Curso Universitario de Minibasket de SportCoach

Sin duda es la enseñanza del baloncesto en Minibasket es un terreno apasionante en lo metodológico y evitar el efecto acordeón tiene que ser una vía sobre la que investigar y avanzar en las tareas que como entrenador tenemos encomendadas. Gracias por compartir el artículo.

Sobre el autor

  • Santi Pérez

Santi Pérez es Licenciado en Derecho, Entrenador Profesional de baloncesto y con más de 20 años de experiencia en categorías de formación. Con diversos éxitos nacionales e internacionales en su haber, ha coordinado los contenidos del Curso de Minibasket bajo la dirección de Sito Alonso.


Post relacionado: Sito Alonso sobre los entrenadores de formación

Formación recomendada: Curso Universitario de Experto en Minibasket

Descubre más artículos

Es tiempo de formarse. Elige tu curso y aprende a tu ritmo

0Respuestas en "Minibasket y "el efecto acordeón""

Deja un mensaje

©  Sport Coach Academy S.L. Todos los derechos reservados. No está permitida la reproducción total ni parcial de este sitio web, su tratamiento informático, la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, u otros métodos, sin el permiso previo y escrito de Sport Coach Academy S.L.